sábado, 16 de abril de 2011

Bajo la influencia de Litto Nebbia

Los invito gentilmente a leer esta hermosa nota que realiza Germán Arrascaeta a propósito del disco "Nebbiero" de Mario Díaz, en el cual tuve el gran orgullo y honor de participar cantando a dúo con Mario "Nadie es tan importante como uno cree"....
También hay elogiosas palabras del maestro Nebbia para los músicos de Córdoba que nos hemos nutrido de su arte...Como siempre, el Maestro, un referente y GRANDE...así con mayúsculas...

Nota en :  http://vos.lavoz.com.ar/content/bajo-la-influencia-de-litto-nebbia






Hay un disparador. El cantautor cordobés Mario Díaz presenta este domingo Nebbiero, un disco que rinde tributo al legado del sujeto en cuestión. Se trata de Litto Nebbia, claro, el primer rocker argentino que viró hacia la canción urbana con giros expresivos muy personales. Del difusor de nuestras músicas imprescindibles, del que haciendo camino al andar (creando un sello sólo con fines culturales, alentando grabaciones en tiempo real) instituyó una ética de laburo sin prepotencia dogmática.
El disco de Díaz, en rigor, le pone un cierre semántico, y acaso involuntario, a una cantidad innumerable de colaboraciones del prócer rosarino con músicos de Córdoba. Porque de esos tantos Nebbias, se han inmiscuido en nuestra escena el intérprete singular y el filántropo incansable. Le proponemos la revisión a Litto, y él mismo se ocupa de producirla para que se plasme en nota periodística. “Yo los llamo a todos, y el viernes 15 nos sacamos una foto en el (hotel) Ducal”, propone y a los pocos días adelanta las consideraciones sobre cada socio. Del relevamiento queda claro que no hay frente estilístico que asuste a Litto, que lo apichone. Obvio que se refiere a su prolífica relación con Los Músicos del Centro, la formación jazz rock de los hermanos Ingaramo con la que pavimentó su carrera tras su exilio, pero también alude a sus experimentos sinfónicos en el Libertador, a sus diálogos a la parrilla con Daniel Homer, a su imperecedero amor por el rock vintage que se cristalizó cuando decidió producir el disco debut de los Mersey Mustards.
Pero leamos qué dice Mario Díaz, el dueño de la idea que disparó ésta de indagar qué tan influyente es Litto para los cordobeses.
“Sus canciones me han emocionado, hecho pensar y crecer en asuntos de la vida. Con una poesía clara, intimista, que habla de las preocupaciones permanentes de todos, ligada a melodías con belleza, originalidad y sentimiento, Nebbia ha logrado universalidad y ese rasgo de lo perdurable que aspira todo aquel que compone”, monologuea Díaz, a tono con la exaltación que hace un par de años hizo Andrés Calamaro durante el show de regreso de Los Gatos Salvajes. “Hace falta ser muy genio y muy tierno para componer Sólo se trata de vivir –dijo Andrés–. Gracias por ser nuestro ejemplo de compromiso y de ética con la música argentina. Gracias por marcarnos el camino”.
Para Díaz, además, “la figura de Nebbia es de referencia para nuestra cultura. En la faz compositiva su obra dialoga con diversos géneros, rock, folklore, tango, balada, bolero... Si pretendemos enmarcarlo, entonces, los puntos de referencia para hacerlo son los que él mismo impone. Por eso hablamos de composiciones a lo ‘Nebbia’”.
“Y como productor es incansable –redondea Díaz–, basta con hurgar en el catalogo de Melopea y nos encontraremos con una innumerable cantidad de discos de gente de talento de todos los géneros. Su actitud comprometida con la música, su pasión y su desdén por lo fácil, lo oportunista, lo cómodo, el haberse mantenido siempre alejado de las modas, sumado a su enorme talento, lo han convertido en un referente de la música argentina”. Para cerrar su exaltación, Díaz evoca a Las coplas del musiquero, que Nebbia escribió hace años ya: “Quiero andar por la vida como un musiquero, que aunque falte dinero igual toca sincero...” Nebbia está aquí y ahora. Lo aprovechemos.
Uno por uno
Juan Carlos y Mingui Ingaramo. “Dinastía de músicos cordobeses. Con Juan Carlos y Mingui trabajamos como Litto Nebbia y Los Músicos del Centro cuando regresé para Argentina en 1982. Grabamos Llegamos de los barcos En vivo en Obras. Después de compartir en grupo la experiencia en gira durante un año, hicimos un disco muy bello en trío, que se llama New York es una ciudad solitaria. Desde entonces, siempre hago cosas con ellos, ya sea escribir canciones en coautoría o producir muchos de sus discos. En los últimos tiempos, se agregó el joven Juan que toca batería y ya lo convoqué para grabar para un par de temas del disco nuevo de Silvina Garré y también del mío nuevo, La canción del mundo, que aparecerá tipo fines de junio”.
Daniel Homer. “Este es uno de los grandes guitarristas que tiene nuestro país. Un tipo dúctil para el folklore, el jazz y para cualquier tipo de “latinoamericanismo”. He compartido varias aventuras a través del tiempo. Hace un par de meses le propuse que grabemos un álbum de improvisaciones con piano acústico y guitarra eléctrica. Tengo ganas de dialogar con otro y tiene que ser con alguien que me gusten sus ideas melódicas y rítmicas como Daniel”.
Charly del Franco. “Fue quien arregló toda la música que hice para la Banda Sinfónica de la Provincia, cuerpo con el que toqué en dos oportunidades, siempre en Córdoba y durante los ‘90. Daniel Schapiro, que no puede estar en esta foto, fue el director de la Banda en las dos oportunidades, pero está actualmente en el exterior”.
Los Mersey Mustards. “Los conocí a través de otro cordobés amigo y loco por la música, Augusto Troncoso. Primero llegó un demo como tantos que me acercan y que, por respeto, escucho dentro de mi tiempo. Pero cuando puse éste, lleno de canciones muy frescas, lo reproduje muchas veces porque realmente me agradaban. De pronto le dije a mi mujer, “esto es más rico y creativo que tantas cosas rockeras que se hacen en Buenos Aires...” Conocí primero a Luis Mostaza, compositor y guitarra. Un enfermo de la música. Apasionado no sólo por lo que escribo, sino por docenas de artistas que están relacionados históricamente. Leonardo Cabo es el cantante, y no se parece ni a mí ni a Calamaro ni a Spinetta (risas). Taufí Flores es un baterista que me hace acordar al original de los míticos Los Gatos Salvajes allá por 1965. Ellos tenían ganas de producirse un álbum. Me enteré y les ofrecí hacer yo ese trabajo. Lo hice gratis, por puro gusto a lo que hacían. Estoy muy contento como quedó el disco Paraíso. Ahora están organizándose para hacer uno más en 2011”.
Tomás Arinci. “Es el orquestador de la música que preparé para tocar y grabar con la Orquesta Académica. Una hora de canciones conmigo al piano de cola y cantando junto a esta numerosa agrupación de cuerdas. El director será el maestro Finlay Ferguson. En un comienzo estaba planificado que lo presentáramos en el Teatro San Martín este mes, ya que venimos desde la mitad del año pasado trabajando en el proyecto. Pero por problemas de presupuesto de la dirección del Teatro tuvimos que suspenderlo. Ya veremos”.
Mario Díaz y Sofía Ortiz. “Son dos intérpretes de muy buen gusto y preocupados por la climática argentina dentro de los matices de la canción popular. Mario es también compositor, pero esta vez me ha sorprendido con su disco Nebbiero, dedicado íntegramente a mis composiciones. Me ha caído muy bien, porque a todas las canciones le ha dado un giro estilístico que, no sólo no pierden su raíz, sino que te abren para otros horizontes. Sofía Ortiz, su mujer, canta muy bien y también ha grabado cosas mías en su último álbum”.
Nebbiero, en vivo
Mario Díaz presenta este domingo su disco Nebbiero. Será en el Teatro Real (San Jerónimo 66), a las 21. En la oportunidad, tendrá como invitado al mismo Litto, quien estuvo de gira permanente por Córdoba. Litto llegará a la capital provincial luego de actuar en Río Cuarto (el viernes) y Los Hornillos (sábado). Entradas: $ 40.