jueves, 5 de julio de 2007

Bienvenidos a esta ventana abierta hacia el encuentro...

Hola a todos y BIENVENIDOS!!!!

Ojala este ciber-espacio nos facilite estar más cerca, encontrarnos y conocernos...Soy Sofía Ortiz y soy cantante, también me acompaño con Valentina, mi guitarra.
A través de este espacio les daré a conocer mi vida con la música, mis presentaciones y la de otros músicos que admiro, compartiré poemas y reflexiones...en fin, como digo más arriba, será UNA VENTANA ABIERTA HACIA EL ENCUENTRO...
Los espero ilusionada para cuando quieran asomarse!!!

Aquí comparto con ustedes este escrito donde cuento qué significa para mi la música, la canción...

“...la canción es canción cuando se siembra...y alguien...mira al cielo tan claro, se recompone el pecho y sin pensar la canta...” (Hamlet Lima Quintana).
Desde que era niñita me acompañaron tres guitarras hermosas y valientes: una española viejita que estaba en casa, una que me regalaron mis amigos y aún conservo y una que está conmigo hace poco y yo misma elegí. Creo que las tres reflejan mi vida con la música: causa o azar, la confianza y el aliento de quienes me acompañan y una elección y un compromiso definitivos.
Escribir sobre lo que para mi significa la música, es hablar de emociones muy profundas, es hablar de amistad, encuentro, aprendizaje y camino. Es hablar de compartir con tanta bellas personas: compañeros de viaje y excelentes músicos de quienes aprendo constantemente, es hablar de entrañables y queridos Maestros como Susana Boretta, es el agradecimiento profundo a quienes generosamente abren su corazón y sus oídos y te regalan el atento silencio de quien necesita y sabe escuchar, completando de ese modo el círculo...Completándome...Y es hablar de la canción. Siempre sentí que el arte hecho canción sería para mi (como para tantos) un refugio y un lugar para conocernos y re-conocernos. Ella es para mi ese modesto y mágico lugar donde puedo, en pocos minutos, contar una historia, reflejar mi visión del mundo, de lo cotidiano, de lo trivial y lo profundo; la belleza de lo terrible y hermoso que es vivir...Es un lugar donde yo puedo solidarizarme y decir: yo intento comprenderte y acompañarte...a veces me sucede lo mismo, no te sientas solo, aquí tienes esta canción. En “Canto Versos” la canción de J. Fandermole él nos dice: “...Canto, canto, tan débil soy que cantar es mi mano alzada y fuerte...”. El canto se transforma entonces en la auténtica y perfecta síntesis de lo que necesito hacer y también en una pequeña ceremonia donde celebro la vida con sus luces y sombras lo cual tiene un gran poder sanador y de encuentro.
En mi repertorio trato de incluir e interpretar, con profundo respeto y pasión, aquellas canciones que extraordinarios poetas y músicos han escrito y yo siento reflejan magníficamente mi sentir y pensar; ese es mi único tamiz y desde ese lugar, me adueño un poco de ellas y siento que me pertenecen. Al ser la canción lo más fuerte que me guía en mi búsqueda estética, son grandes referentes para mi principalmente cantautores como J.Fandermole, S.Rodríguez, J. M. Serrat, V. Jara y tantos otros artistas que admiro como H.L.Quintana, Mario Díaz, Roberto Calvo, Sylvia Zabzuk, M. Nascimento, Peter Gabriel, Lennon&McCartney, Violeta Parra y muchos artistas más, noveles o con un largo camino recorrido, que por fortuna tenemos en nuestro país. Músicos comprometidos, de todos los géneros, de gran talento y sensibilidad, que forman parte de nuestra cultura y que a veces no cuentan con la oportunidad de difundir sus propuestas. Esa posibilidad que a veces los dirigentes y grandes medios de comunicación eligen olvidar, confundiendo cultura con espectáculo. No se puede valorar lo que no se conoce. Ya es sabido que conocer nos permite elegir y elegir nos hace libres y la libertad nos permite la paz y el encuentro.
Como dice el filósofo S. Kovadloff “...uno no tiene una vocación, una vocación lo tiene...” . Es así que aunque el camino no sea fácil, entre tanta fragilidad, una hace lo que tiene que hacer y lo defiende con amor y esfuerzo, intentando dar lo mejor de sí con honestidad porque, sencillamente, no puede hacer otra cosa.


(Artículo publicado en la REVISTA “Rumbos” el 06 de mayo de 2007)